Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio

Ok Más info

Lactancia y Navidades

19 de diciembre de 2017

Llegan las fiestas y las celebraciones y con ellas nos entran las dudas acerca de lo que podemos beber y comer durante el periodo de lactancia.

Desde nuestras consultas siempre damos  a las pacientes embarazadas unas recomendaciones  de hábitos alimentarios que siguen siendo beneficiosos tras el parto. Sin embargo, a diferencia del embarazo, no hay alimentos prohibidos durante la lactancia y como regla general lo beneficioso es tener una dieta variada y equilibrada.  Sabemos que los alimentos condicionan el sabor de la leche por lo que es bueno para que el lactante desarrolle el sentido del gusto y más tarde reconozca sabores en la introducción de la alimentación complementaria.

Aun así, si la dieta de la madre no es optima la lactancia seguirá siendo la mejor opción para el lactante.  No hay que olvidar que la lactancia es específica de especie y por tanto independiente del estado nutricional. Sabemos que en casos de desnutrición materna o hiponutricion como en los trastornos alimentarios por ejemplo,  la leche materna mantiene su calidad nutritiva para el lactante.  Sin olvidar que la lactancia también cumple funciones no nutritivas como la inmunológica, de organización sensorial por el contacto físico, así como biocronológica y del estado de alerta del lactante, ayuda a la recuperación materna post parto por la liberación de ciertas hormonas que a su vez favorecen el equilibrio emocional materno.

Con respecto al alcohol sabemos que durante el embarazo es peligroso para el feto y no hay ningún nivel de ingesta que se considere seguro.  En el periodo de lactancia esto no es así y las madres reciben recomendaciones contradictorias.  Pese a que aumenta discretamente los niveles de prolactina el consumo agudo de alcohol seda al lactante e inhibe la secreción de oxitócina de la madre y por tanto el reflejo de eyección.  Por otra parte en el caso del consumo ocasional hay bastante unanimidad en recomendar esperar unas horas para volver a amamantar.  Esto es muy complicado de generalizar porque el tiempo necesario para eliminar el alcohol del cuerpo  depende del peso materno y de la cantidad de alcohol ingerida.  Mas teniendo en cuenta que si la lactancia es exclusiva y el bebe mama a demanda se hace una regla difícil de cumplir. Por tanto durante la lactancia es recomendable no consumir alcohol.  Hay alternativas como la cerveza o el vino sin alcohol.

Lo mismo sucede con otros alimentos como los refrescos, café o incluso el chocolate. Todos estos son alimentos con alto contenido en azúcar y en sustancias estimulantes como la cafeína y el cacao que al estar presentes en la leche pueden provocar irritabilidad, insomnio y labilidad en el lactante. Por eso, la recomendación es consumo con moderación y sobre todo observar de cerca a nuestro bebe y si es necesario disminuir su consumo.

 

Dra. Leticia Benassi (Responsable de Unidad de Lactancia Gine 4  HUHMM)

Deja un comentario